KOMBUCHA, la bebida milenaria que está arrasando

La kombucha, ese gran fermendatdo desconocido, pero tan de moda, del que hoy hemos decidido hablaros un poco.

 

¿Qué es la Kombucha?

 

La pregunta del siglo, pero muy fácil de responder. La Kombucha es una bebida milenaria, fermentada con una base de té azucarado, saborizada con alguna fruta o vegetal para darle un toque más elegante en boca.

 

 

¿Cómo se elabora la Kombucha?

 

Pues bien, el proceso de elaboración de la Kombucha es bastante sencillo, puesto que se trata de un proceso de elaboración muy parecido al de la cerveza artesana.

Lo primero es elaborar un té, al cual se le añade azucar, que más tarde le servirá a la colonia de bacterias para comer y producir ese sabor tan característico de la Kombucha. A continuación se añade una bacteria llamada Scoby (por su acrónimo en inglés Symbiotic Colony Of Bacteria and Yeast) para que haga la magia (y la fermentación). Esta bacteria ha de ser añadida en un medio ácido, para que ninguna otra bacteria “intrusa” se entrometa en la fermentación. Este medio ácido se suele obtener de un té previamente fermentado, que se le suele denominar té de arranque (no suele representar más del 10% del total del líquido)

 

 

La fermentación estará lista entre 8 y 21 días, según la temperatura del año en la que te encuentres y por supuesto de lo calido o frío que sea el lugar donde se ubique. A menos días de fermentación, tendrá un sabor menos acético y más amable en boca, en parte debido a que los azucares contenidos, no han sido totalmente digeridos por las bacterias en cuestión. Así que, llegados a este punto, eres tú quien debes evaluar si te interesa tener una Kombucha más o menos ácida.

¿Qué ocurré después de la fermentación?. Pues que la bacteria hizo la magia y por supuesto la Kombucha, después de este periodo de fermentación tienes la opción de hacer una segunda fermentación para saborizar tu Kombucha, o bien puedes tomarla según salió de la primera fermentación.

 

¿Qué te recomendamos para saborizar tu Kombucha?

 

Te recomendamos que añadas lo que se te venga a la cabeza, y que por supuesto te guste. Ya puede ser cítricos, frutas, vegetales o incluso algunas especias que le sientan muy bien a esta bebida milenaria. No mantener más de 48 horas en segunda fermentación.

 

 

¿Es fácil de elaborar la Kombucha?

 

Pues bien, te diremos que no es difícil elaborar Kombucha, si bien es cierto que sí es difícil obtener buenos resultados, y que como en todo, la experiencia es un grado. Lo hemos vivido en propias carnes y aunque a día de hoy seguimos haciendo Kombucha casera, preferimos tomarnos la que nosotros mismo distribuimos, básicamente por que como en el mundo de la cerveza artesana, lo que se hace bajo procesos controlados, es de una calidad muy superior que lo que nosotros mismos hacemos en casa, por eso te recomendamos que pruebes las Kombuchas Komvida, para que puedas hacerte una pequeña idea de lo que tienes que conseguir en casa. Puedes adquirirlas en nuestra tienda online.

 

Los beneficios de la Kombucha son innumerables

 

Para tu aparato digestivo, la Kombucha es como para los bosques la lluvia. Quizá nos hayamos pasado con el simil, sí, pero te aseguramos que tu flora intestinal lo va a agradecer enormemente, ya que la actividad bacteriana contenida en la Kombucha (ya que no hay que olvidar que es un organismo vivo), es muy variada y beneficiosa.

 

Sssshhh, ¡no te vayas, que no hemos acabado!

Si os ha gustado el artículo, os animamos a que lo compartáis con vuestros amigos y seres queridos, para que también ellos sepan, que la Kombucha puede echarles un cable para esos desajustes digestivos, que todos padecemos o hemos padecido en algún momento. ¡Que ruede la información!. No dudéis en dejarnos comentarios o dudas que os surjan, que resolveremos con mucho gusto.

 

¡¡Gracias por seguirnos semana tras semana!!

 

¡Compártenos en las RRSS!
No Comments

Post A Comment